sábado, febrero 10, 2007

QUINTA ENTREGA





15.
        Exex aún caminaba optimista por la vida, con esa visión de la mujer soñadora, entre la fantasía y la realidad, que se hacía verdadera bajo la fuerza de su asimilación mental. Iba con la cabeza alta, mirando a su alrededor con una sonrisa en los labios, y su presencia era como un trazo de color allí donde estuviera, en esa ciudad y con ese invierno gris. Pero con O’Kelly su luz perdía brillo por instantes, recuperando sólo el resplandor cuando se apartaba de él, pues su influencia era tal que opacaba todo con su sombra oscura.
        Ahora se dirigía a comprar algo y entró en una bodega comercial, inmenso espacio repleto de personas que transitaban con sus respectivos carritos, en busca de productos entre las innumerables estanterías, bajo las frías luces de neón. Exex, con una cesta metálica en la mano, se internó por entre una multitud que, en su frenesí, llegaba a atascarse por los pasillos. Miraba aquí y allá, sin encontrar lo que buscaba, cuando, en esta ardua labor, se vio interrumpida por un caballero que se acercó a ella y le dijo:
        –¡Dame luz!
        Era un tipo de mirada atenta, de ojos azules, con los pelos rubios de punta y las orejas triangulares, que estaba algo pasado de peso pero sin llegar a ser gordo. Se vestía con ropa normal, que no llamaba la atención, y algo desarreglado. Bajo el brazo sostenía un par de botellas de vino tinto.
        –¿Cómo? –preguntó extrañada.
        –¡Qué necesito de su sonrisa, de su vida! –dijo como extasiado.
        –¡Pero, qué cosas me dice! –rió incrédula, pensando que ese tipo estaba loco.
        –Usted es diferente, no es como todos éstos… Necesito que me contagie –agregó.
        –No le comprendo –dijo Exex, ladeando con un gesto la cabeza–. ¿Qué tengo yo de diferente, además de ser mujer y tener bigote?
        –¡Y le parece poco! –exclamó–. ¡Eso la hace genuina! ¡Además, usted es alegre, tiene luz propia e ilumina este lugar! –señaló convencido.
        Exex pudo darse cuenta por la expresión de su cara, por la mirada, que sus palabras parecían sinceras y que no era un adulador de tantos, de los que sólo buscan una conquista rápida, pues desde luego, un tipo tan normal, se vería muy osado en dicha labor cuando parecía en su actitud, con esas declaraciones, ser de lo más cordial y de alguna forma también auténtico.
        –¿Qué es lo que busca? –le preguntó Exex.
        –Ya le dije, que me contagie con su luz –respondió sin rodeos– Y usted, ¿qué busca?
        –Una lata de caviar –contestó.
        –Están por allí –y señaló hacia un lugar indeterminado–. ¡Venga, sígame! –se ofreció entusiasta.
        Exex pensó en la utilidad de su ofrecimiento, aunque decidió que nada más encontrar el caviar se despediría de él.
        –¡Está bien! ¡Vamos en busca del caviar! –dijo con simpatía.
        Caminaron hacia otro corredor, sorteando carritos y personas, hasta llegar al lugar indicado. Había cientos de latas y tarritos transparentes, de marcas diversas, en su mayoría sucedáneos de huevas de esturión. Era un espectáculo impresionante, cuando millones de huevas de peces, a los que se les impidió nacer, esperaban dentro de sus recipientes para ser consumidas en refinadas fiestas sobre panecillos untados de mantequilla. ¡Qué grandiosidad tan insignificante! Innumerables canapés ordenados sobre bandejas de plata serían ofrecidos, por amables sirvientes de guante blanco, bajo la luz parpadeante de los fuegos artificiales explotando en el cielo nocturno, mientras en el paladar quedaría el rastro de un gusto exquisito y sutil.
        –¡Aquí está el caviar señorita! –le indicó él, con un gesto de presentación con el brazo.
        –¡Oh! Es usted mejor que un guía indio.
        –James Kahn, para servirle –se presentó y, como todo un caballero, al tomar la mano de Exex la besó con deferencia.
        –¡Qué galante es usted! –dijo ella, con admiración teatrera.
        –Hay que conquistar su corazón…
        –¿No va muy deprisa? –objetó de buen talante.
        –Sí. Tal vez sí… Perdone usted si la he ofendido, señorita –acabó excusándose.
        –De todas formas, me llamo Exex –y no supo en realidad por qué le dijo su nombre, pues ya tenía ganas de que se fuera y la dejara en paz.
        –¡Qué nombre tan maravilloso! ¡Cómo su misma persona! –exclamó adulador.
        –¿No cree que exagera?
        – No piense eso señorita, simplemente me ha impactado.
        –¿No será eso una declaración? –preguntó Exex con agudeza, también sin saber por qué.
        –En cierto modo sí… Usted me gusta, es bonita –y se sonrojó al pronunciar estas palabras.
        –¿Eso es lo único que ve en mí?
        –No, veo mucho más –añadió James–. Ya le dije… Es alegre, diferente.
        –¿Y usted, cómo es? –preguntó Exex, ya más interesada en la conversación.
        James agachó la cabeza, encogió levemente los hombros, como avergonzado, a la vez que se sonrojaba aún más, y preguntó:
        –¿Y usted cómo me ve?
        –No sé, no puedo imaginar tanto, le acabo de conocer…
        –Pero… ¿a primera vista?
        Exex dudó un momento, sintiendo lástima por él, le observó detenidamente durante unos segundos y exclamó con una sonrisa:
        –¡Está loco!
        –Eso lo estamos todos… Pero, ¿cómo me ve? –insistió James.
        –No sé. Tal vez… bueno y sincero.
        –¡Eso es maravilloso! –prorrumpió satisfecho y en voz baja.
        –¿Qué es maravilloso? –preguntó Exex con extrañeza.
        –¡Usted es maravillosa!
        Dijo estas palabras con una alegría casi infantil, dominado por cierto enajenamiento aparente, que quizá se sustentaba en la creencia de una realidad factible, de lo que él deseaba desde hacía mucho tiempo: el encontrar a la mujer soñada. Exex, mientras tanto, no sabía qué pensar. Sólo se le ocurría que aquel hombre era víctima de un flechazo inesperado, cuestión que la incomodaba, y cogió una lata de huevas de esturión, tipo beluga, y se excusó diciendo:
        –Bueno, muchas gracias por ayudarme a encontrar esto.
        –¿Cómo? ¿Ya se va? –preguntó nervioso.
        –¡Qué quiere que haga!
        –Pues… que me permita acompañarla.
        –¿Acompañarme? ¿Para qué? –preguntó seria.
        –La necesito. ¿No lo ve? –dijo James desesperado, cuando las lágrimas inundaran sus ojos azules de mirada triste.
         A Exex le conmovió esa visión, sintió pena por él, y no creyó correcto dejarlo ahí en ese estado, de tal modo que suavizó su actitud con la intención de despedirse más tarde, dejándole sin tanta brusquedad.
        –Ande. No se ponga así… Vamos, acompáñeme hasta la salida.
        Y se dirigieron hacia la caja para pagar, ella con su lata de caviar y él con sus dos botellas de vino tinto, donde una gran cantidad de gente hacía cola con los carritos llenos de productos, todos impacientes para salir.
        –No pretendía hacerle daño –se disculpó Exex.
        –Me siento avergonzado –dijo él, hundiendo la cabeza.
        –No se preocupe, eso nos pasa a todos…
        –Soy débil, ésa es mi desgracia –dijo, apenado.
        –Peor es ser fuerte y malo.
        Estas palabras, pronunciadas por instinto, le hicieron atisbar su verdadera realidad y comenzó a reflexionar de forma inconsciente. Se acordó de O’Kelly, al que amaba y sabía que no era bueno, pero se dejaba llevar por ese sentimiento de afecto y pensó que podía estar equivocada. Y con esta duda, que la llegó a desconcertar, que fue como una especie de aviso, pasó diez minutos más con la compañía de James y su banal conversación.
        –Estoy cansada de estar aquí por culpa de esta lata de caviar –se quejó molesta.
        –¿Qué hacemos?
        –Yo me voy… Esto me fastidia.
        –¿Y qué hago con las dos botellas? –dijo, algo preocupado.
        –Haga lo que quiera con ellas, yo me voy.
        –Pero…
        Dijo dubitativo, mirando con angustia a las botellas de vino tinto, y Exex salió en dirección hacia la puerta a la vez que escondía la lata de caviar entre sus ropas. James, tras pensarlo por unos segundos, dejó las botellas y se fue detrás de ella con nervioso caminar.
        Una vez en la calle, Exex se dispuso a tomar un taxi…
        –En realidad, ¿qué quiere de mí? –le preguntó Exex.
        –A usted –contestó James sin disimulo, sonrojándose de nuevo.
        Se hizo un silencio en la conversación, un tanto incómodo, con el ruido de fondo de los automóviles, y Exex no supo qué decir de primera intención, pues sentía algo indefinible por aquel hombre, pero, la verdad, no le atraía lo más mínimo.
        –Ahora no es posible, tal vez en el futuro…
        –Déme al menos una oportunidad –rogó él.
        Exex pensó por unos instantes, ya cansada del acoso y de la inconveniente compañía, y se le ocurrió algo para deshacerse de él.
        –Anotaré su teléfono y algún día le llamaré.
        James, sin pensarlo dos veces, escribió su número telefónico en un papel y se lo entregó.
        –Muchas gracias, Exex.
       Se despidieron sin tocarse, y ella se fue en un taxi mientras que él volvió a entrar al supermercado en busca de las dos botellas.

        “La casualidad busca una justificación allí donde el hecho inadvertido se pierde y se encuentra.” (Abraham Ibranovich)


16.
        Un hombre bien vestido, elegante, con apariencia de algo más que un ejecutivo, bebía tranquilo un whisky en las rocas en la barra de un bar. Ojeaba el periódico sentado sobre un taburete con las piernas cruzadas, bajo una de las lámparas zenitales alineadas sobre la barra, donde el humo de un cigarrillo, que a veces sostenía entre los labios, se marcaba ondulante en el haz de luz. Ese hombre, que distraído leía las noticias, era el mismo que habló con O’Kelly en el Exotic Club.
        Miró la hora en su pesado reloj de oro macizo, cuando en ese instante, por la puerta, apareció O’Kelly con su atuendo llamativo de gangster postmoderno. También fumaba un cigarrillo, que llevaba en los labios, cuyo humo topaba con el ala de su sombrero.
        –Hola –saludó O’Kelly, con su típica sonrisa de medio lado.
        –¿Qué tal amigo? –le correspondió–. ¿Lo tiene todo preparado?
        –Sí –afirmó seguro O’Kelly–. Y usted… ¿trae el dinero?
        –Sí.
        –Entonces, espere aquí quince minutos y luego suba al cuarto piso, letra C, del edificio de ahí enfrente.
        –De acuerdo –asintió el trajeado.
        O’Kelly le había dado la dirección de su casa, y hacia allí se dirigió sin esperar un solo segundo…
        Al entrar, Exex veía un programa de variedades en la televisión, sentada cómodamente en el sofá con un tazón de palomitas de maíz en su regazo.
        –Hola cariño –dijo O’Kelly–. Ya estoy aquí.
        Exex se levantó, según acostumbraba, para recibirle y darle un beso en los labios.
        –Hola mi amor –dijo ella.
        O’Kelly la miró a los ojos, como sólo sabía hacerlo él con su mirada desigual, y con el dedo índice, de manera oscilante, comenzó con todo el proceso de la hipnosis.
        –Tienes sueño, mucho sueño… Cierra los ojos… Tienes sueño, mucho sueño…
        Ella comenzaba a notar ese sopor en la cabeza que le hacía perder la noción del tiempo, y poco a poco, sin poder evitarlo, sin enterarse de nada, perdía la conciencia.
        –Estás dormida, muy dormida, y harás todo lo que yo te diga –dijo él, con la voz más alta, tapándole la cara y sujetándola por las sienes.
        –Sí –dijo ella, sin el menor trazo de voluntad.
        –Ahora, desnúdate, ponte el camisón negro y vete a la cama –le ordenó O’Kelly–. Hoy perderás tu virginidad.
        –Sí –dijo ella.
        Y caminando con lentitud, como una marioneta pendida de hilos invisibles, se fue hacia la habitación para cumplir lo ordenado, donde se desnudó y se puso un camisón negro transparente que dejaba apreciar a la levedad sus pequeños y puntiagudos pechos, que competían en delicadeza con aquellas largas piernas, torneadas con primor, para el deleite de la más exigente mirada, y así, con tal presentación, se tumbó sobre la cama.
        Sonó el timbre y O’Kelly abrió la puerta. Era el hombre elegante que entró sonriente.
        –Ya está todo… Ahora, el dinero –le dijo O’Kelly, a la vez que alargaba la mano con la palma extendida hacia arriba.
        El hombre elegante sacó del bolsillo interior de su americana un sobre, que le entregó diciendo:
        –Aquí tiene lo acordado, veinte mil dólares en billetes de cien.
        O’Kelly, al tomarlo, miró en su interior con un vistazo rápido y añadió:
        –Está bien, perfecto… Ahí, en la habitación, tiene a la bigotuda virginal más preciosa del planeta.
        Y el hombre elegante caminó hasta la habitación y cerró la puerta.
        O’Kelly se dirigió a la licorera, se sirvió un whisky en un vaso bajo y se sentó en el sofá con la mirada ligera, imposible, abstraído, como tratando de alejarse lo más posible de lo que iba a suceder. Saboreaba el líquido de gusto fuerte pero agradable, con ese rastro de sabor a madera, que recorría su boca con oleadas suaves y apreciables por un nítido tacto.
        Y lo mismo sucedía entre las piernas de Exex, pero de diferente forma y sin darse cuenta…
        Luego, el whisky caía ardiente por la garganta haciéndose notar, quemando células, arrancando sensibilidades, para acabar en el estómago bajo el movimiento constante del líquido al ser digerido. Similar al de los amantes cuando acarician su piel…
        O’Kelly permanecía serio, con la mirada impasible al observar el color acaramelado del whisky en el vaso, imaginando lo que sucedía tras la puerta de la habitación, mientras encima de la mesa estaba el sobre con los veinte mil dólares en su interior. Entonces una satisfacción le inundó, por haber sido tan listo, por haberlo planeado tan bien, cuando supo esperar y controlar sus instintos para no romper el tesoro de la pureza de Exex, pues los negocios eran los negocios y esos veinte mil dólares eran el precio de su virginidad. El alcohol en el estómago de O’Kelly era absorbido para pasar a la sangre, y como un torrente entrar en el cerebro y así notar sus efectos, como el trozo de carne que entraba y salía por entre las piernas de Exex estimulando las células sensibles, para pasar por los nervios conductores hasta llegar al cerebro, desde donde se extendía por todo el cuerpo y por la espina dorsal para que el placer cambiara su estado hacia el éxtasis. Y en ese preciso instante, de clímax orgásmico, Exex tembló en todo su interior con la fuerza de un volcán capaz de estallar en mil pedazos, de tal modo que esa sublime impresión le hizo abandonar el trance hipnótico, como el que despierta de un agradable sueño.
        El hombre trajeado, que había perdido la elegancia al despojarse se su fina ropa, ahora lucía un blancuzco y peludo cuerpo entre las piernas de Exex, con el rostro teñido de rosa congestionado, respirando rápido por el esfuerzo y el goce de estar dentro de tan divina hermosura. Gritó al extremo, sacudido en su interior, y cesó en las embestidas. Exex, que ya había recuperado totalmente la conciencia, desorientada y asustada, pero invadida por una sensación en extremo placentera, preguntó confusa:
        –¿Qué es esto? ¿Qué pasa?
        –No es nada chiquita –dijo aquel hombre al salir de entre unas piernas ligeramente ensangrentadas, de un rojo claro y transparente por el himen rasgado.
        Exex temblaba como un pajarillo sobre una mano raptora, y no sabía explicarse lo sucedido, de verse desnuda sobre la cama con la virginidad perdida y en compañía de un desconocido. El hombre antes elegante, ahora de cuerpo blancuzco y peludo, en un segundo pegó un brinco hacia atrás y apresurado recogió la ropa para salir de la habitación.
        –¡Se ha despertado! ¡Se ha despertado! –le dijo a O’Kelly, una vez ya estaba en el salón poniéndose los calzoncillos y los pantalones–. ¡Se despertó la bigotuda! –y reía entrecortado para sus adentros–. Estuvo de maravilla, Frank, estuvo de maravilla…
        –¡Cómo! –exclamó alarmado.
        –Sí… En el orgasmo se despertó –le contaba según se iba vistiendo–. No sé cómo pasó, pero se despertó. Menos mal que pude terminar… Estuvo muy bien, amigo, estuvo muy bien; además con ese final tan inesperado –y no podía reprimir la risa.
        –¡Váyase antes de que salga!  –le urgió.
        El hombre ya vestido, ahora elegante otra vez, abandonó el apartamento mientras O’Kelly se quedó pensativo sin saber qué hacer, pues no tenía excusas que le librasen del engaño y por primera vez sintió algo parecido al miedo. Sin lograr hilvanar pensamiento alguno, dubitativo, caminó despacio hacia la habitación. Exex lloraba desconsolada con la cabeza entre las manos, tapando su trémulo bigote y ya percibida del engaño.
        –¡¡¡Fuera!!! –gritó como un animal nada más verle.
        Había sido vendida como una fulana sin darse cuenta y sin poder resistirse. Aquel hombre, que la miraba desde la puerta, nunca la amó. Ése era su único pensamiento, su gran decepción.

        “De las estrellas que se opacan en la noche, del sol que no se deja ver tras lucir intenso, de un sueño que se derrumba, de tu vida que se acaba tras una derrota sin muerte.” (Luisa Fuentes Azcárate)


17.
        Al día siguiente estaba O’Kelly tomando un tonificante baño, con agua cálida y sales perfumadas, dentro del jacuzzi. Sólo se le veía la cabeza sobre la superficie, que asomaba por encima de la blanca espuma, con los ojos cerrados y con un cigarrillo entre los labios. La última noche, a su pesar, había dormido en el sofá del salón, pues ella no lo quería ni ver y no habían cruzado desde entonces palabra alguna. Él tampoco fue a disculparse pues sabía que no tenía perdón, y, de haberlo hecho, hubiera parecido más una mofa que cualquier otra cosa. Ahora aguantaría lo que viniera, aunque tampoco sin esforzarse demasiado. Para él lo sucedido era un simple desliz, una anécdota dentro de su larga trayectoria de proxeneta, llena de sucesos y situaciones incluso más comprometidas, por lo que lo embarazoso de ésta se le antojaba insignificante. El verse descubierto en su engaño le daba igual, aunque hubiera sido mejor, desde luego, la otra opción, pero tenía el dinero que era lo importante y Exex era una de tantas. En su momento, si le diera muchos problemas, la dejaría sin más; pero todavía era pronto para eso, pues aún intentaría someterla con alguna estrategia para explotarla como puta de lujo.
        Exex entró en el baño y no se miraron. O’Kelly, viéndola por detrás, pensó que era una estúpida y que ya se le pasaría. Se rió para sus adentros, preguntándose cómo era posible haber sido virgen hasta los diecinueve, estando dentro del mundillo de la moda. Sin duda, pensaba, era una mentecata que sentía guardar un tesoro entre las piernas. Ja, ja, ja ¡Qué necia! ¡De qué le valió esperar tanto! Gané veinte mil dólares a costa de su rosa terquedad. Ahora le compraré unos regalitos y todo quedará en el olvido, y luego, a lo mejor, la embarazaré para después forzarla poco a poco y chantajearla con hacerle daño al niño. ¡Es una estúpida! ¡Nada más que una estúpida engreída!
        Exex se acercó a un armario empotrado, que se situaba junto al lavamanos, y sacó un cepillo redondo y un secador de pelo. Frente al espejo lo enchufó y comenzó a peinase, estirando su cabello corto hacia arriba, revolviéndolo para lograr un efecto atrevido y casual. Estaba consternada, tenía los ojos hinchados de tanto llorar y la expresión de su rostro era de una tristeza suprema. Por un lado había sido vejada en su propia y más profunda intimidad, y, por el otro, el desengaño echó abajo el castillo de naipes de sus ilusiones, con el estrépito de la burla de un ser asqueroso y despreciable que seguía mirándola por la espalda y riéndose de ella en sus pensamientos.
        Y tan ensimismado estaba O’Kelly, con los planes de su futura estrategia, que no reparó en ningún tipo de amenaza, cuando Exex, de repente, se dio la vuelta y mirándole a sus ojos asimétricos, con una expresión de odio incontenible, le lanzó el secador de pelo dentro del jacuzzy, gritando:
        –¡¡¡Hijo de puta!!! ¡¡¡Cómete esto!!!
        Todo el voltaje de la corriente alterna hizo que el cuerpo de O’Kelly comenzara a agitarse con acelerados espasmos, irguiéndose como si quisiera batir el agua y levantar la espuma, mientras que la electricidad le atravesaba y los latidos de su corazón se incrementaban a una velocidad taquicárdica.
        Exex miraba el terrible espectáculo, echándose hacia atrás, con la espalda oprimida contra el lavabo, tratando de contener el asco que le provocaba ver aquella escena.  
        O’Kelly temblaba con violencia, sin poder hablar, con la desesperación impresa en su mirada y el gesto contraído. Sus pensamientos ahora eran otros, llenos de odio hacia Exex y de miedo hacia la inevitable llegada de la muerte. Su cuerpo palidecía con matices violáceos, y se retorcía entre la agitación como la cola de una lagartija tras ser cercenada. Un ligero vaho brotaba de su piel, con el olor de la carne cocida. Su corazón no pudo más y O’Kelly murió cesando de golpe en sus movimientos. La palidez de un muerto se veía adornada de toques morados y verdosos, en un final de espanto, y el rostro mostraba una mueca de fealdad indescriptible, con la mirada quieta y unos ojos de colores que ya habían perdido todo el brillo.
        Exex desenchufó el secador y vomitó en el suelo, sin apartar la vista de O’Kelly, pues le daba miedo hacerlo en el lavabo dándole la espalda, no fuera que todavía se pudiera levantar, por lo que, una vez terminó de limpiarse la boca con la toalla, volvió a enchufar el secador.
        Luego, salió del bañó, empacó todas sus pertenencias, cogió los veinte mil dólares y abandonó ese departamento para no regresar jamás.

        “Todo final supone un nuevo comienzo.” (Lao Tse Wang)



__________________________________________
Derechos Reservados - Copyright © Pablo Paniagua
COMENTARIOS: paniaguauno@yahoo.es